Agapornis: ¡también requieren nuestros cuidados!

25/09/2015 | 0 Comentarios

Hoy os hablamos de Antonio, uno de nuestros agapornis, de unos 8 años de edad, que vino a la consulta buscando un especialista en animales exóticos. Como ya sabéis, en nuestro centro, trabajamos con un veterinario especialista mediante cita previa.
Desde que lo encontraron, Antonio tenía una anilla en la patita derecha. Hace un tiempo notaron que la extremidad se iba inflamando cada vez más, hasta que se dieron cuenta de que sangraba y lo llevaron rápidamente a la clínica. Tras una primera valoración, lo estabilizamos y citamos con Alfonso para la consulta de especialista. La consulta de los agapornis es muy diferente a la consulta de perros o gatos. Todo el instrumental médico va adecuado para su peso: ¡Antonio pesa 50gr! Tras una exploración general completa, comprobamos que Antonio aún tiene sensibilidad en los dedos, aunque disminuida. Además está un poco delgado. Esto nos indica que lleva tiempo con la patología y ha ido comiendo menos pero en los agapornis, como en el resto de las aves, es muy difícil notar que han enfermado, Se decide extraer la anilla bajo sedación. Si no la extraemos, Antonio perderá la patita. Aún así, una vez retirada, hemos de evaluar los daños causados y valorar si son reversibles.
Agapornis: estrangulación de la extremidad por la anilla
¿Cómo sedamos a los agapornis?
En este caso sedamos a Antonio con mascarilla de gas inhalatorio. Tras una valoración meticulosa de la anilla, comenzamos a extraerla poco a poco con mucho cuidado ya que, debido a la gran presión que hay, se puede llegar a fracturar la extremidad en caso de que no lo estuviese ya.
Agapornis: sedación con mascarilla y gas anestésico inhalatorio
Por fin extraemos la anilla, la piel tiene heridas y la extremidad está muy inflamada.
Agapornis: lesión dérmica tras la extracción de la anilla
Colocamos un vendaje para evitar que se pique las heridas, e iremos cambiando el vendaje a diario para comprobar la evolución de la piel, la inflamación y la sensibilidad de los dedos. Además administraremos en los días sucesivos tratamiento para la inflamación del pie y la infección de la piel, todo calculado a dosis específicas para agapornis.
Agapornis: vendaje de la extremidad
Tras el vendaje, retiramos el gas anestésico y Antonio se despierta como si no hubiese pasado nada.
Agapornis: recuperación anestésica
En los días sucesivos hacemos cambios de vendajes diarios y observamos una notable mejora en la herida, aunque seguimos teniendo el pie bastante inflamado.
Agapornis: 4 días tras la retirada de la anilla
Tras una semana, decidimos quitar el vendaje ya que la herida está curada, pero la evolución del apoyo de la extremidad aún es lenta, por lo que recomendamos ejercicios de fisioterapia. Con sólo tres días de ejercicio, los propietarios de Antonio ya reportan una notable mejora en el agarre de los dedos.
Agapornis: herida practicamente curada
¿Por qué comenzó a inflamarse la extremidad de Antonio después de tanto tiempo con la anilla?
En los agapornis, como en el resto de las aves enjauladas, es importante elegir cuidadosamente los palos de apoyo que ponemos en la jaula. Si ponemos palos de plástico o palos que tengan el mismo diámetro en toda su longitud, creará una inflamación del pie de las aves (pododermatitis) debido al apoyo continuo sobre la misma zona del pie. Esta pododermatitis hizo que se inflamara el pie del Antonio y con ello tuvo lugar la estrangulación de la extremidad por la anilla. Debemos poner en las jaulas palos de apoyo de diámetros irregulares en su longitud e intentar que sean naturales. No obstante, no todos los palos son válidos, ya que según la rama que cojamos podría ser tóxica para ellos. Existen palos de apoyo comerciales naturales preparados para ello.
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print