Cesarea de urgencias a una chihuahua por el día de la madre

4/05/2015 | 0 Comentarios

El puente del día de la madre lo hemos celebrado ayudando a esta mami con sus cachorritos, ya que uno estaba mal posicionado en el canal de parto y tuvimos que realizar una cesarea de urgencias para poder extraer a los cachorros.
Esta pequeña se llama Guindi, una perrita de 5 años de edad de raza Chihuahua. Guindi se puso de parto el jueves día 30 de Mayo a primera hora de la tarde y tuvo su primer cachorrito de forma natural a última hora de la tarde. A partir de esa hora, desde nuestro servicio telefónico de urgencias, estuvimos pendientes de la evolución del parto ya que parecía estancarse y era probable que tuviésemos que realizar una cesarea. Un parto natural debe durar entre 3 y 12 horas, aunque esto dependerá mucho del número de cachorros y del tiempo de expulsión entre los mismos, pudiendo alargarse hasta 24-36 horas en algunos casos. El tiempo normal entre cachorros es de 10-60 minutos, pero hay algunas perras que hacen una fase de reposo durante unas horas para después continuar.
¿Cuándo debemos preocuparnos y avisar al servicio de urgencias?
Un veterinario debe explorar a la perra en los siguientes casos:
  • Si expulsa una secreción verdosa pero no nace ningún cachorro durante más de 2-4horas.
  • Si presenta contracciones normales durante 2-4 horas sin expulsión de cachorros.
  • Si existen contracciones fuertes y regulares cada 20-30 minutos sin resultado.
  • Si han pasado más de 2-4 horas desde el nacimiento del último cachorro y aún quedan más.
  • En caso de llevar más de 12 horas en el segundo período del parto.
En estos casos lo más seguro es que haya que realizar una cesarea de urgencias para asegurar la supervivencia de la madre y evitar el estrés fetal de los cachorros y con ello su muerte. Sobre las 3 de la mañana Laura, la mami de Guindi, nos avisó para que fuéramos a asistir a Guindi. Cuando la vimos, a través de su vulva se veía la patita de un cachorrito atrapada, pero parecía demasiado tarde para el pequeño. Realizamos unas radiografías para ver qué estaba pasando y poder ayudarla. En la siguiente radiografía, con Guindi colocada tumbada de lado y su cabeza en el lado de la izquierda, podemos apreciar los esqueletos de los cachorros:
Radiografía de distocia
En la anterior radiografía no se aprecia bien el número de fetos que quedaban ni la posición de los mismos, por lo que era necesario realizar otra proyección radiológica llamada ventrodorsal. Esto es con Guindi tumbada con su barriguita hacia arriba. En la radiografía, la cabeza de Guindi estaría arriba de la imagen, por lo que debemos centrarnos en la zona inferior para ver qué es lo que ocurría. Cuál fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que a la pequeña le quedaban aún tres cachorros dentro, y uno de ellos obstruía completamente el canal del parto. Se había posicionado mal, haciendo una curva de manera que, por muchos esfuerzos que realizaran tanto ella como el cachorro, su expulsión natural era inviable, comprometiéndose así la vida de los cachorros y la de Guindi.
Radiografía de distocia
Una vez hecho el diagnóstico, procedimos a preparar a Guindi para pasar a quirófano y realizarle una cesarea de urgencias. Por desgracia, el cachorrito que se había quedado obstruido ya estaba muerto. De los otros dos que quedaban, uno de ellos estaba malformado (no había terminado su desarrollo), por lo que no pudimos hacer nada por él, pero sí que conseguimos salvar al último y más grandote. Mientras que terminabámos de realizar la cesarea, era muy importante estimular al cachorrito para que respirase y expulsase la mucosidad que aún tenía en las vías respiratorias. Al no nacer de forma natural y estar bajo los efectos de los anestésicos de Guindi, los primeros momentos de vida de los cachorros nacidos por cesarea son críticos y cruciales.
Cachorros
Por suerte todo fue bien y cuando Guindi se recuperó de la anestesia pudo disfrutar de sus dos cachorros.
Guindi recién recuperada y sus cachorros
¿Qué es una distocia?
Una distocia es un parto difícil o la incapacidad para expulsar al feto a través del canal del parto con ayuda. La incidencia real de las distocias es escasa, un 5% de las perras, pero si nos vamos a razas determinadas esta incidencia puede aumentar hasta el 100% de los casos. Este es el caso de chihuahuas, bulldogs, etc. También serán predisponentes las perras de pequeño tamaño. El hecho de que una perra haya tenido varios partos naturales sin problema no quiere decir que no vaya a requerir una cesarea en los siguientes gestaciones. Este es el caso de Guindi, que antes de esta cesarea tuvo cuatro partos naturales.
¿Cómo estar preparados?
En razas predispuestas se debe hacer un estricto control veterinario de toda la gestación para asegurarnos de que todo sea correcto. Además, es muy recomendable la realización de ecografías y radiografías en los días adecuados para evaluar la viabilidad y el número de cachorros, y así saber qué esperar el día del parto y en qué momento debemos comenzar a preocuparnos o quedarnos tranquilos de que todo ha ido bien. Os dejamos una foto de Guindi y sus peques 30 horas tras la cesarea.
Guindi y sus cachorros un día después

Autores

Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print