Enfermedad periodontal en gato geriátrico

11/05/2015 | 0 Comentarios

La enfermedad periodontal consiste en una infección generalizada de los tejidos que rodean al diente por un acúmulo excesivo de sarro. Esta infección puede dar lugar a enfermedades sistémicas importantes.
Gordi es un gato común europeo de 14 años de edad que se sometió la semana pasada a una limpieza bucal. Hace dos semanas Gordi vino a consulta porque su propietaria  había notado que desde unos 7-10 días antes había dejado de comer progresivamente, estaba perdiendo peso y los últimos días se había escondido bajo una cama y no quería salir. Tras hacerle una exploración completa en la clínica apreciamos que Gordi estaba en muy mal estado, había perdido mucho peso y estaba deshidratado. A parte de esto, apreciamos que tenía una fuerte halitosis y una enfermedad periodontal muy severa.
Primera exploración clínica de Gordi
En la imagen anterior podemos ver salivación excesiva con algo de sangre y depósitos de sarro en las piezas dentales. Esta salivación procede de la infección generalizada de la cavidad bucal que presentaba Gordi. Esta enfermedad  es muy dolorosa, lo que hizo que Gordi dejara de comer a pesar de que mantenía el apetito. Al esconderse su propietaria no apreció que tuviese dolor. Es muy importante reconocer que los gatos, y algunos perros,  cuando están enfermos tienden a aislarse y rara vez llaman la atención vocalmente. Ante el estado general en que se encontraba, decidimos hospitalzarlo con la medicación adecuada para controlar la infección, la inflamación, el dolor y la deshidratación provocadas por la enfermedad periodontal.
Hospitalización
A su vez realizamos una analítica sanguínea completa, en la que descartamos enfermedades víricas como Leucemia e Inmunodeficiencia felinas, y un urianálisis en el que apreciamos que Gordi padecía un fallo renal en estadío 1. Aunque no se reconocío a nivel sanguíneo alteración de los parámetros renales, sí se detectó en la orina. Este fallo renal inicial puede deberse a varias causas, aunque teniendo en cuenta la historia clínica probablemente sea consecuencia de la enfermedad periodontal crónica que sufre. Una vez controlado el dolor con los analgésicos adeacuados, Gordi comenzó de nuevo a comer y a mejorar el estado de ánimo. De manera que recomedamos continuar con el tratamiento en casa una vez rehidratado para controlar la infección generalizada y poder realizar posteriormente una limpieza bucal con la extracción de las piezas dentales necesarias. En las siguientes imágenes os mostramos la cavidad bucal del gato antes de la limpieza bucal, donde apreciamos importantes depósitos de sarro y placa bacteriana sobre las piezas dentales y un gran área con falta de tejido e infectada donde debería situarse el colmillo superior derecho, perdido estos días por la infección.
A continuación tenemos las imágenes tras realizar la limpieza bucal bajo anestesia general inhalatoria:
Tras unas horas en observación después de recuperarse de la anestesia, Gordi se fue de nuevo a casa con la cobertura analgésica adecuada. Enseguida comió como hacía tiempo que no comía según nos contó su propietaria, a pesar de las molestias por las extracciones. Al haber controlado el dolor y extraido las piezas que le molestaban, se encontraba mucho más animado. A día de hoy continúa mejorando cada día e iremos controlando el fallo renal para evitar su progresión.
¿Es tan importante la higiene bucal de nuestras mascotas?
Como os hemos mostrado, una higiene bucal inadecuada puede derivar en problemas muy graves e incluso fatales. A través de la sangre la infección que se origina en la cavidad bucal pasa a distintos órganos:
  • Riñones, dónde pueden provocar una nefritis, como en el caso de Gordi.
  • Sistema nervioso, provocando incluso meningitis.
  • Hígado, provocando hepatitis.
  • Pulmones, en los que puede dar lugar a bornquitis y fibrosis pulmonar.
  • Corazón, dónde pueden provocar una endocartitis bacteriana.
¿Cómo saber si nuestra mascota sufre enfermedad periodontal?
El mal aliento suele ser el primer signo de una enfermedad periodontal. La mayoría de los perros y gatos a partir de los dos años de edad ya han desarrollado problemas dentales. También podemos notar molestias a la hora de comer, encías enrojecidas, placas de sarro y pérdida de dientes.
¿Qué hacer ante estas situaciones?
Si creemos que nuestro perro o gato puede sufrir enfermedad periodontal, será necesaria una exploración veterinaria completa para establecer un tratamiento adecuado y evitar que se deteriore más la cavidad bucal de nuestros amigos y la enfermedad progrese hacia otros órganos.
¿Cómo evitar que esto ocurra?
Como nosotros, las mascotas necesitan un MANTENIMIENTO DIARIO de su higiene bucal. Como ellos no pueden hacerse cargo, será tarea nuestra el cepillado mecánico de sus dientes. Es fácil si sabemos cómo hacerlo. Os animamos a venir a la clínica dónde os explicaremos con mucho gusto cómo acostumbrar a nuestra mascota a dejarnos mantener su higiene bucal. Además de esto deberemos hacer revisiones veterinarias periódicas del animal, más frecuentes en animales geriátricos (a partir de los 8 años de edad) para hacer una detección temprana tanto de enfermedad periodontal como de otros problemas que en casa no hayamos apreciado. En algunos casos especiales será recomendable utilizar una nutrición específica para el depósito de sarro. También son útiles algunas golosinas especialmente indicadas para prevenir la formación de sarro y juguetes diseñados para ello. A pesar del mantenimiento, cuando llegue una cierta edad es muy probable que sea necesario que realicemos una limpieza bucal con instrumental adecuado en la clínica, al igual que nos recomiendan a nosotros los odontólogos; pero cuando mejor sea el mantenimiento que hagamos en casa, menos limpiezas tendremos que hacer en la clínica. ¿Os animáis?

Autores

Otras entradas que te gustarán
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print