Obstrucción intestinal por cuerpo extraño

27/03/2015 | 0 Comentarios

Bella es una Yorkshire Terrier de tres años que hemos operado esta semana en el Centro Veterinario Afán de Ribera por una obstrucción intestinal grave.
Su propietaria nos la trajo el martes por la mañana porque llevaba una semana con vómitos líquidos y no tenía apetito. Tras explorarla, comprobamos que sus constantes vitales eran normales y que se mantenía muy activa. No le habían dado nada de comer que no fuese su pienso pero, al parecer, Bella coge todo lo que pilla del suelo. Propusimos tratamiento sintomático y si no mejoraba en unas horas tendríamos que hacer más pruebas. Por la tarde vino mucho más apática, bajita de temperatura y muy aturdida, apenas se mantenía en pie. Se trataba de una situación de urgencias así que le realizamos una analítica sanguínea que nos mostraba deshidratación, inflamación e infección y la dejamos hospitalizada con fluidoterapia y los medicamentos necesarios toda la noche. A la mañana siguiente se encontraba un poco más animada pero aún estaba muy apática. Llamamos a nuestra ecografista de referencia que se desplazó a nuestro centro y en esa misma mañana pudimos hacerle la ecografía abdominal a Bella, en la que se veía el estómago excesivamente dilatado para el tamaño de Bella y diagnosticamos una obstrucción intestinal total en la primera porción del intestino delgado provocada por un cuerpo extraño que medía 2.45cm.
En veterinaria denominamos “cuerpo extraño” a todo objeto ajeno al propio organismo del animal, en este caso lo había ingerido: anzuelos, juguetes, piedras y un largo etcétera. Estos objetos pueden quedarse en estómago, donde causan síntomas gástricos algo menos graves que los de Bella, o pasar a intestino, donde llega un punto en que no pueden avanzar más provocando la obstrucción intestinal y los desequilibrios metabólicos que esto conlleva. Si la obstrucción intestinal no se resuelve pronto, el intestino sufrirá daños, a veces irreversibles, teniendo que extirpar parte del mismo, lo que hace que haya un peor pronóstico. Esto requiere una cirugía urgente, así que tras estabilizar a Bella dentro de su gravedad, pasamos a quirófano donde realizamos una enterotomía, es decir, hicimos una incisión en su intestino para poder extraer con mucho cuidado el objeto que estaba obstruyendo. ¡Se trataba de un juguete de los niños! Por suerte era un objeto redondeado que no causó lesiones irreversibles en la mucosa intestinal y resolvimos la obstrucción intestinal sin ninguna complicación añadida, así que esperamos que Bella se recupere perfectamente, aunque los próximos cuatro días son cruciales para determinar si su intestino soportará bien la cirugía. En la imagen os mostramos el cerdito de juguete que se había tragado Bella, la moneda sólo es para que podáis comparar el tamaño.
Cuerpo extraño extraído del intestino de Bella
Tras la cirguía Bella ha de quedarse hospitalizada al menos 48-72 horas para ir controlando la función de su sistema digestivo, mantener la fluidoterapia y los medicamentos necesarios para controlar tanto el dolor como la infección e inflamación.
Postoperatorio
Como se ha recuperado muy bien, le damos el alta a Bella 48 horas tras la cirugía, con las recomendaciones adecuadas y revisándola cada pocos días para ver que todo vaya bien ya que, hasta pasados cuatro días, no habremos salido de la etapa crítica para comprobar que su intestino cicatriza correctamente y recupera su función.
¿Por qué ingieren objetos no nutricionales nuestras mascotas?
Desde el punto de vista etológico, este comportamiento se conoce con el nombre de pica. La pica, definida como la ingesta de objetos no nutricionales, puede tener diversas causas:
  • Por un lado, este comportamiento podría justificarse por problemas orgánicos. Problemas digestivos, nutricionales, neurológicos y hormonales son algunos de los posibles diagnósticos a tener en cuenta ante un caso de pica, así como cualquier enfermedad que pueda cursar con aumento del apetito.
  • Por otro lado,  etológicamente estos comportamientos se podrían asociar a diferentes causas, aunque citaremos las más frecuentes:
    1. Según su frecuencia e intensidad podrían deberse a un problema compulsivo, asociado a situaciones de estrés y/o ansiedad.
    2. Por conducta exploratoria mal dirigida y juego. Esta causa es muy frecuente, sobretodo en perros jóvenes, lo que hace muy recomendable supervisar los objetos con los que juega nuestro amigo, así como enseñar a nuestro perro a dirigir su conducta exploratoria hacia juguetes de materiales y tamaños adecuados. La elección de los juguetes es un tema muy delicado, que discutiremos en una futura noticia.
    3. Por demanda de atención: algunos perros notan que los propietarios les prestan especial atención cuando realizan estas conductas, y aprenden a llamar la atención de esta forma.
    4. Por último, y no menos frecuente, hay perros que por protección de recursos ingieren los objetos que tienen en la boca para que su propietario no se lo pueda retirar. Esto, con o sin agresividad, y que hace muy necesario que enseñemos a nuestro amigo a realizar el comando “Suelta”.
Con todo, resumimos como siempre, lo primero PREVENCIÓN: vigilar y controlar los juguetes, materiales adecuados, juego bien dirigido, cumplir las necesidades de exploración, juego y atención de nuestra mascota. En caso de que nuestro perro haya ingerido un cuerpo extraño puntualmente,  suele ser suficiente con la prevención; pero si se repite en más de una ocasión lo indicado será contactar con nuestro veterinario etólogo para poder llegar a un diagnóstico más concreto y plantear el tratamiento adecuado.

Autores

Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print