Parvovirosis canina: enfermedad de alto riesgo

Hoy os presentamos el caso de Cleopatra, una perrita callejera que su actual mami de acogida recogió enferma con parvovirosis y se ha hecho cargo de ella durante su enfermedad y recuperación.
¿Qué es la parvovirosis?
La parvovirosis canina es una enfermedad infectocontagiosa que puede ser mortal y que está a la orden del día en nuestro área geográfica. La parvovirosis está provocada por un virus que afecta al aparato digestivo de nuestros perros domésticos y de los cánidos salvajes. También pueden infectar a los gatos, aunque en menor medida. Tras la exposición al virus comenzamos a ver síntomas tales como anorexia, apatía y fiebre, que evolucionan en poco tiempo a vómitos y diarreas. El virus ataca a la barrera epitelial intestinal, de ahí las características diarreas hemorrágicas de la enfermedad.
Parvovirosis canina: Cleopatra, una cachorrita acogida
¿Cómo se contagia la parvovirosis?
El contagio de la parvovirosis es orofecal, tras el contacto de animales sanos con heces de animales infectados. Esto puede ocurrir de manera directa, mediante contacto directo entre los animales, o indirecta, en los que los animales sanos contactan con heces de animales enfermos del suelo o mediante objetos o personas que han estado en contacto con perros infectados.
¿Cómo se diagnostica la parvovirosis?
Cleopatra fue recogida por su actual mami de acogida la semana pasada. Tiene unos 6 u 8 meses de edad aproximadamente. Estaba muy delgada y la primera noche que pasó con ella no quiso comer, vomitó muchas veces y tuvo diarreas profusas, líquidas y hemorrágicas. A continuación, os mostramos a Cleopatra en sus primeras horas de hospitalización. Se encuentra en estado de semiinconsciencia, no responde a estímulos externos ni es capaz de mantenerse en pie cuando intentamos colocarla.
Al día siguiente Cleopatra vino a vernos, y tras una exploración completa y desconociendo su estado vacunal, procedimos a hacer el diagnóstico de parvovirosis mediante un test rápido que detecta el virus en sus heces.
Parvovirosis canina: test de detección de anticuerpos. En el test vemos la banda horizontal azul (para detectar Parvovirus) y la banda horizontal rosa (para detectar Coronavirus). Como vemos, En la de coronavirus nos aparece una línea vertical sobre la “C” de control, lo que quiere decir que el test está correctamente hecho, mientras que en la “T” de Test no aparece ninguna línea. Sin embargo, en la banda de Parvovirus nos aparecen ambas líneas, lo que nos indica la positividad ante la enfermedad
¿Qué tratamiento se lleva a cabo en casos de parvovirosis?
La mayoría de los casos de parvovirosis deben ser HOSPITALIZADOS en la clínica veterinaria, como es el caso de Cleopatra. Con ello se pretende mantener la hidratación con fluidoterapia y suplementar esta fluidoterapia con los electrolitos necesarios. Además se aplica medicación intravenosa para paliar los síntomas de la enfermedad. Es difícil tratar estos casos en casa administrando medicación oral ya que, al haberse deteriorado por completo la barrera intestinal, la medicación no se absorbe. En la clínica debe hacerse un control estricto del animal para ir solventando las complicaciones que vayan apareciendo. Durante la hospitalización Cleopatra evolucionó a peor las primeras 24 horas, con casi pérdida del estado de consciencia y no se mantenía en pie. A partir de las primeras 24 horas comenzó su mejora gradual, muy poco a poco. Además de parvovirosis, Cleopatra venía infestada de parásitos internos. El tratamiento para estos parásitos fue externo (pipeta aplicada en la piel que, a través de esta pasa a sangre y mata a los parásitos) ya que, como hemos explicado, un tratamiento oral no tendría sentido.
Parvovirosis canina y parasitosis intestinal
El el siguiente vídeo vemos a Cleopatra tras 72 horas de hospitalización, como véis ya comienza a tolerar algo de comida y agua, pero en muy pequeñas dosis y aún sin mucho apetito.
En el siguiente vídeo tenemos a Cleopatra en su cuarto día de hospitalización. Como podemos ver, ya consigue mantener el equilibrio cuando la incorporamos, aunque camina muy despacito y aún esta muy débil. Continúa con vómitos esporádicos y ha disminuido mucho el número de heces diarreicas, además, ya se incorpora para defecar.
¿Qué hacer para que mi perro no se contagie de parvovirosis?
El mejor tratamiento es el PREVENTIVO. La prevención de esta enfermedad se basa en la vacunación de cachorros a las edades correctas y con un óptimo estado de salud. De ahí la importancia de una correcta vacunación por parte de un veterinario, que será el que sepa distinguir si el sistema inmune del cachorrito está preparado para recibir la vacuna en función de la edad (para que los anticuerpos maternales no anulen la vacuna) y del estado físico del animal. Cada facultativo llevará a cabo el protocolo vacunal que considere más conveniente según la edad del cachorro y la zona geográfica en la que se localice. La mayoría de animales que enferman son animales inmunodeprimidos (sobre todo cachorros menores de un año) que no están vacunados o que no se han vacunado correctamente. Es más difícil que un animal adulto padezca la enfermedad, y más difícil aún si está correctamente vacunado, pero no es imposible. En caso de enfermar los síntomas serían mucho más leves que en cachorros y animales no vacunados. Aparte de la inmunoprofilaxis  es importante evitar la exposición al agente infeccioso, de tal manera que nuestro perro no salga a pasear por el suelo antes de que esté correctamente vacunado (sí debe salir, pero en brazos, para tener una correcta  socialización, de lo que hablaremos en otro post), y tampoco debemos exponerlo a otros perros que no sepamos que están correctamente vacunados. Podemos hacer como hace Luisa con nuestra pequeña Michel en caso de que sean perros con un peso considerable:
En caso de tener contacto con animales infectados con parvovirosis, es importante que llevemos a cabo una correcta desinfección de todo lo que haya estado en contacto con estos antes de contactar con un animal sano para evitar el contagio.

Autores

Otras entradas que te gustarán
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print