Procesionaria del pino: intoxicación de urgencias

29/01/2015 | 0 Comentarios

El diagnóstico temprano es fundamental para limitar las secuelas derivadas del contacto con la oruga procesionaria del pino y la mejor medida de prevención es evitar la exposición de nuestras mascotas a la oruga.
El pasado fin de semana comenzamos a atender urgencias por culpa de la ORUGA PROCESIONARIA DEL PINO. Luna, la perrita que atendimos, se recupera favorablemente gracias a la rapidez de sus propietarios en avisarnos para verla. Es frecuente que nuestros perros al salir a pasear las vean y exploren, bien las lamen o les dan con la pata, algunos incluso se las comen. Esto provoca una reacción alérgica y una urticaria graves allí donde contacte el pelo de la oruga. La procesionaria del pino es una oruga cubierta de pelitos de colores llamativos que abunda en los bosques de pinos, aunque también de cedros y abetos. Estos pelitos son urticantes, y son los responsables de intensas reacciones alérgicas cuando entran en contacto con la piel y mucosas de nuestros animales o incluso de nosotros mismos. El momento fundamental del ciclo de la procesionaria del pino es durante el inicio de la primavera ya que, con la subida ligera de la temperatura, se estimula el “reflejo de enterramiento”. Todas las orugas migran en procesión guiadas por una hembra que teje un hilo conductor.
¿Cómo nos damos cuenta de que tenemos una intoxicación por procesionaria del pino?
  • El animal comienza a darse con la pata en el hocico, vemos que se le comienza a hinchar y se le engrosa la lengua. Allí dónde haya habido más contacto podremos ver una ampolla.
  • Le notamos nervioso, intenta tragar constantemente, saliva mucho.
  • Muchas veces también vemos vómitos, normalmente espumosos, en caso de que hayan ingerido la oruga.
¿Qué hacer ante una intoxicación por procesionaria del pino?
Esto conlleva una SITUACIÓN DE URGENCIAS: el animal debe ser atendido por servicios veterinarios que se encargarán de evitar que el proceso se desarrolle y vaya a más. El siguiente paso si no tratamos la situación a tiempo consiste en:
  • Compromiso de la irrigación sanguínea de la lengua. Se forman coágulos y debido a una falta de irrigación, puede perder parte del tejido de la misma o incluso perderla entera.
  • Problemas respiratorios debidos a la fuerte inflamación de las vías respiratorias.
  • Hipertermia, convulsiones y problemas vasculares a nivel general, con la consiguiente muerte del animal.
Mientras que acudimos al centro veterinario, podemos lavar la zona con agua tibia, pero NUNCA FROTAR, porque de esta forma empeoraremos la urticaria al frotar los “pelitos”. Sólo verter el agua, para arrastrarlos sin provocar más lesiones.

Autores

Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print