Sarna demodécica canina en perro adulto

13/07/2015 | 0 Comentarios

La sarna demodécica o demodicosis canina es una enfermedad inflamatoria de los perros caracterizada por una cantidad de ácaros mayor de lo habitual. El parásito, Demódex canis, habita normalmente en la piel del perro sano pero, por trastornos genéticos o inmunológicos, prolifera más de lo habitual provocando así la enfermedad.
Thiago es un perrito de raza Yorkshire Terrier de 10 meses de edad (ya se considera adulto) que desde que lo tienen con 3 meses de edad padece problemas de piel como los que os mostramos en las siguientes imágenes.
Tras realizar una exploración completa de Thiago, su familia nos comenta que ha estado este tiempo con tratamientos para dermatitis sin llegar a notar mejora, aunque a veces ha llegado a estar peor que ahora. Con la historia y signos clínicos, decidimos realizar pruebas diagnósticas en busca de la causa que origina esta dermatitis.
Diagnóstico
Realizamos un tricograma  (obtención de muestras de pelo) y raspado cutáneo y una citología por aposición de las costras seborreicas. Tras la observación de las mismas al microscopio óptico, vemos numerosos ácaros de Demódex canis y algunos de Demódex cornai. El primero es el principal responsable de la sarna demodécica en los perros. A veces, encontramos algún Demódex cornai de manera puntual, pero no interfiere en la sintomatología y el tratamiento de la enfermedad.
En los siguientes vídeos os mostramos el movimiento del parásito adulto tras 9 horas fuera del cuerpo de Thiago.
Transmisión
La transmisión de la sarna demodécica  tiene lugar durante los 2-3 primeros días de lactación por el contacto directo de la madre de los cachorros al ser amamantados. No hay transmisión directa de otra forma entre perros y no es una enfermedad transmisible al ser humano.
Tipos
Generalmente se presentan dos tipos de sarna demodécica:
  1. Localizada: se caracteriza por la presencia de una o varias zonas alopécicas delimitadas, sin pelo, que no producen picor y que encontramos habitualmente muy enrojecidas y con muchas descamaciones. Frecuentemente se encuentran estas lesiones en las patas delanteras y en la cara, especialmente alrededor de los ojos y en la comisura labial. Este tipo de sarna demodécica tiene un buen pronóstico, ya que la mayoría se resuelven incluso sin administrar tratamiento médico.
  2. Generalizada: cubre áreas extensas del cuerpo pero, en etapas tempranas, puede ser más localizada. Por lo general aparece entre los 3-18 meses de edad del perro. Si las lesiones no se resuelven espontáneamente o no recibe el tratamiento acaricida adecuado, seguirá padeciendo la enfermedad en la edad adulta. En estos casos son perros que han padecido enfermedad crónica de la piel durante toda su vida debido a que el parásito se aloja en el folículo piloso, obstruyéndolos y provocando tapones hiperqueratósicos crónicos. Esto se traduce en una dermatitis seborreica con olor característico de los perros a "rancio". A parte de esta dermatitis seborreica, es frecuente que proliferen las bacterias bajo las costras y en los folículos, resultando unos parches seborreicos que se elevan de la piel formando placas.
Sarna demodécica: cilindros foliculares producidos por el exceso de seborrea
Predisposición
La sarna demodécica tiene un componente hereditario, lo que hace que ciertas razas presenten la enfermedad con mucha mayor frecuencia que otras, siendo más común en perros de raza pura. Entre las razas más predispuestas se encuentran el American Staffordshire terrier, Staffordshire bull terrier, Shar Pei, Bulldog Inglés, West Highland White terrier y  cada vez con mayor frecuencia en perros cruzados. Existen también otros factores predisponentes a padecer sarna demodécica aparte de la edad y la raza como son el pelo corto, una nutrición deficiente o de mala calidad, el parto, el celo, el estrés, los parásitos internos y otras enfermedades debilitantes.
Tratamiento
Sarna demodécica: evolución de un día con tratamiento sintomático
Una vez realizado el diagnóstico, es importante instaurar un tratamiento acaricida adecuado para eliminar la infestación parastitaria. Dependiendo del estado del animal, se elegirá un tratamiento antiparasitario u otro.  No podremos olvidarnos de tratar también la dermatitis producida para así aliviar las molestias del animal y restaurar cuanto antes la barrera protectora de la piel. Esto lo haremos con champús especializados para la dermatitis en cuestión, ácidos grasos y antibióticos en caso de infección bacteriana. A la espera del tratamiento acaricida específico, hemos comenzado a tratarle la dermatitis a Thiago. Al día siguiente, con sólo un baño terapéutico, ya no presenta el olor característico ni las placas queratoseborreicas. Consideraremos la curación del animal de la sarna demodécica tras dos tricogramas con ausencia de parásito separados en el tiempo un mes.
Actualización clínica
Tras el inicio del tratamiento acaricida, Thiago ha ido mejorando cada día que pasaba. La semana pasada, pasó por la clínica a una nueva revisión. Ya hace dos meses que iniciamos el tratamiento y tras repetir las pruebas no hemos visto ningún ácaro. Con la piel sanita, ¡ya está preparado para su primera sesión de peluquería! Aún no hemos terminado el tratamiento, pero la mejora clínica es muy evidente.

Autores

Otras entradas que te gustarán
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print